9 NUTRIENTES QUE TU HIJO NECESITA

Conoce algunos grupos de nutrientes clave que debes incluir a diario en la alimentación saludable de tu hijo, para que su crecimiento y desarrollo sean los más adecuados.


1.    Calcio

Alimentos como la leche, el yogur o el queso, lo ayudarán a tener huesos y dientes sanos y le permitirán tener un buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular.

2.    Ácidos grasos

Los omegas 3 y 6, el DHA y el AA, apoyan su desarrollo mental, visual y de lenguaje. Estos se encuentran en alimentos como la carne, el pollo, el pescado, los huevos, los frutos secos y los aceites vegetales.

3.    Hierro

Los cereales y granos como los fríjoles o las lentejas le aportarán hierro a tu pequeño para facilitar la transportación de oxígeno a las células y así evitar fatigas, debilidad e irritabilidad.

4.    Magnesio

Con cereales y avenas también puedes aportarle magnesio a tu pequeño para mantener sus huesos saludables y su ritmo cardiaco estable.

5.    Potasio

Varios alimentos como la papa, la naranja, el tomate, la calabaza, el banano y el melón son buenas fuentes de potasio, este ayuda a mantener una buena presión sanguínea y a prevenir cálculos en los riñones en un futuro.

6.    Vitaminas A, C y D

Estas vitaminas ayudan al buen crecimiento de los huesos, las células y los tejidos del cuerpo, y las puedes encontrar en alimentos como zanahoria, espinacas, guayaba, papaya, melón, atún, queso y huevo.

7.    Vitamina E

Con almendras tostadas, kiwi y mango, puedes aportar esta vitamina a tu pequeño para fortalecer su sistema inmunológico.

8.    Zinc

Granos como fríjoles y lentejas o lácteos como queso, son buena fuente de zinc, un nutriente importante para más de 70 enzimas, que ayudan en el proceso de digestión. Además, es esencial para el crecimiento.

9.    Probióticos, prebióticos y nucleótidos.

Fortalecen las defensas de tu hijo, protegiéndolo de enfermedades ocasionadas por virus y/o bacterias. Además, favorecen una mejor digestión y se los puedes aportar complementando su alimentación con Similac® 3.

Recuerda, la adecuada nutrición de tu hijo en esta etapa marca la diferencia en el crecimiento y el desarrollo para toda la vida.