LO QUE DEBES SABER PARA APOYAR EL DESARROLLO DE TU BEBÉ

Cuando nace tu bebé, su cerebro aún está muy inmaduro, por lo que requiere de diferentes estímulos para su desarrollo cognitivo, lingüístico, motor y social. Tú puedes ayudarlo en este proceso a través de diferentes acciones que potencien todos los días el desarrollo del bebé; estas hacen referencia a la implementación de rutinas, a ayudar a tu pequeño a explorar el mundo, a cómo hacer que pase mejores noches y por último, a conocer los mejores hábitos saludables para él.


 

7 CONSEJOS PARA EL BUEN DESARROLLO DE TU BEBÉ

Lo más importante es ser una mamá amorosa y comprometida con el crecimiento de tu pequeño. Ten en cuenta estos consejos y seguro tu hijo crecerá sano, social, psicológica y emocionalmente.

1. Aliméntalo de forma saludable:

En los primeros seis meses de vida, la alimentación del bebé debe basarse únicamente en la leche materna.

2. Conoce sus necesidades:

Aprende a identificar si tiene hambre, si quiere jugar o mejor prefiere tranquilidad y que lo tengas en tus brazos.

3. Ver a mamá y papá:

Es el mejor estímulo para tu bebé y lo notarás cada vez que sonríe cuando tiene sus ojos puestos en ti. Por eso, hazle muecas y juega con él.

4. Háblale mucho:

En esta etapa, su cerebro busca patrones de lenguaje y entre más los escuche, más fácil harás su aprendizaje de nuevas palabras. Por esto, explícale en cada momento lo que va a pasar, lo que le harás y por qué no, ¡sobre cómo te fue en tu día!

5. Evita situaciones de estrés:

Su cerebro aún está inmaduro y por esto, es incapaz de identificar señales amenazantes por lo que recurrirá al llanto. Trata de que tu bebé siempre esté en espacios tranquilos y seguros.

6. Ofréceles movilidad:

No restrinjas su movimiento sentándolo por mucho tiempo en coches o asientos para auto. Solo controla las horas para que sean más las que aprovechan moviéndose libremente y atendiendo las señales que envían sus ojos y oídos.

 

7Mucho cariño:

Aunque parezca obvio, es clave que le des mucho amor a tu bebé en forma de besos y caricias; también puedes hablarle y cantarle. Lo más importante es que empieces a construir lazos de confianza fuertes, basados en una buena comunicación.